Habitación "La Carambada" Capacidad 2 personas Incluye: Cama Matrimonial Sofá-cama Estancia Baño completo c/ amenidades Secador de cabello Frigobar Horno de microondas Tv c/ cable y DVD WiFi Tarifa: $ 1,300 por noche
Leyenda de "La Carambada" Leonarda Martínez fue originaria de un pueblito de indios llamado “La Punta” y cuyos vecinos, dicho sea de paso, siempre han tenido fama de ser discípulos de Caco (ladrones). Vivió en el apogeo de las revoluciones por las que el país tanto sufrió. La carambada quedo huérfana a muy corta edad, y ella quedo a cargo de sus hermanas. Muy temprano se entrego a la crápula y los vicios y por ende no era extraño verla en sus excursiones nocturnas en compañía de los cacos, sacándole los caballos o bueyes de los ranchos vecinos. La carambada era chaparra, demasiado trigueña, de ancha cara con una cicatriz en el carrillo izquierdo, de pelo negro y ojos vivarachos, gorda y de levantado pecho. De carácter jovial y franco, de un genio muy agudo, poco común en la gente de su clase. Muy atenta y de fino trato siempre que tenía ocasión de tratar con gente decente, especialmente con las damas. Vestía enagua corta de color chillante, saco corto con mascada cruzada sobre el pecho; rebozo fino del Valle: botín de bayo de rechino y tacón alto con adornos de hebillas o seda; sombrero galoneado cuando montaba y en su cuello, orejas y manos, algunos dijes con relumbrones. No había fiesta y feria en la que no se le encontrase con su cantina y baile o con una casa de prostitución o de juego y siempre rodeada de amigos. Desde joven estaba rodeada de bandoleros y plagiarios, y muchas veces ella capitaneaba. En más de una ocasión tuvo la oportunidad de tratar con altos funcionarios cuando se le hacía instrumento de ruines venganzas y cuyo cometido se le pagaba a peso de oro y el cual era llevado a cabo de en medio del misterio de la noche. Eternamente fue la pesadilla de las guardas y rondas nocturnas, se le veía varias veces en el banquillo de los reos. Pero algún acaudalado, obligado por sus servicios, lograba sacarla incólume mediante cierto desembolso. Un día Vicente Otero salió con la intención de aprender a Leonarda la cual encontró por la Capilla camino a Celaya, Otero hizo fuego sobre ella y compañeros, solo logro coger a dos. Leonarda también fue presa e inmediatamente allí mismo se le aplico la ley fuga, horas después en burro fue llevada al hospital. Donde tuvo tiempo de confesarse con Dios antes de expirar.
Mesón de San Andrés
Ubicación: calle 20 de noviembre # 37, Centro Histórico, Querétaro, Qro. Tel. Oficina 01 (442) 2-12-58-91, Cel. 442-141-81-66 Correos: reservaciones@mesondesanandres.com info@mesondesanandres.com recepcion@mesondesanandres.com ventas@mesondesanandres.com